miércoles, 16 de febrero de 2011

Permiso de conducir y embarazo (2ª parte)


El permiso o el carnet de conducir capacita en Madrid legalmente a la mujer embarazada a conducir al pasar en un centro de conductores un reconocimiento médico denominado psicotécnico, que certifica que la mujer embarazada reúne condiciones físicas y psicológicas adecuadas para conducir un vehículo. Sin embargo, los ginecólogos y los médicos expertos en seguridad vial sabemos que estas facultades se pueden modificar a lo largo del embarazo por los cambios y las enfermedades que pueden surgir durante la gestación, de forma que el permiso o el carnet de conducir, a pesar de tener un informe psicotécnico favorable, podría ser retirado a lo largo de la gestación. Dicho de otra forma, los médicos y los ginecólogos deberíamos aconsejar a la mujer embarazada que dejara de conducir si en su embarazo se presenta alguna de estas enfermedades, que afectan a la conducción:
    •  Diabetes gestacional. •  Enfermedades cardiovasculares. •  Hipertensión y toxemia del embarazo. •  Molestias digestivas: vómitos, náuseas, estreñimiento... •  Trastornos del sueño. •  Varices y edemas de los pies y las manos. •  Adicciones.
En Madrid, la primera causa de muerte materno-fetal no obstétrica de la mujer embarazada son los accidentes de tráfico.
La mujer embarazada puede sufrir durante la gestación una serie de trastornos médicos y de enfermedades que pueden repercutir en la conducción, y que se verán a veces agravadas por el uso de los medicamentos que toman por indicación de su ginecólogo.

Las enfermedades del embarazo que pueden afectar a la conducción son múltiples y, aunque padecerlas no implica necesariamente incapacidad para conducir, la conductora embarazada debería conocer bien la enfermedad que padece y reconocer los primeros síntomas de alarma, así como los efectos secundarios de los medicamentos que está tomando, evitar conducir en la fase aguda de la enfermedad, evitar las situaciones desencadenantes y, ante los primeros síntomas de descompensación, detener el vehículo y consultar a su tocólogo la pauta a seguir.

Las enfermedades que afectan la conducción durante el embarazo son muy variadas. Desde los trastornos de la visión, a los trastornos psicológicos o psiquiátricos, como la depresión o la ansiedad que puede sufrir una mujer embarazada, hasta trastornos graves que pueden causar pérdida de consciencia, como la toxemia del embarazo, las hipoglucemias, las embolias... A nuestro juicio, éstas son las enfermedades más frecuentes y graves durante el embarazo:
    Diabetes gestacional La mujer embarazada diabética en tratamiento con insulina o hipoglucemiantes orales puede tener una hipoglucemia durante la conducción, lo que es causa frecuente de accidente de tráfico. Debe conocer los síntomas de una hipoglucemia y saber subsanar el cuadro clínico. Los síntomas más frecuentes son: sudor frío, temblor, mareos, palpitaciones, desorientación, falta de concentración... Debe recuperarse de su hipoglucemia tomando un suplemento alimenticio o bebida rica en hidratos de carbono, zumo o bebida azucarada, caramelos, galletas... alimentos que siempre deberá llevar en el coche y no volver a conducir hasta pasadas dos horas del cuadro clínico de hipoglucemia. La mujer embarazada diabética debe llevar siempre un informe de su ginecólogo o placa identificativa de su enfermedad, no conducir tras los cambios de dosis o tratamiento hasta que esté bien controlada, en viajes largos debe ir siempre acompañada e instruir a su acompañante cómo combatir un cuadro de hipoglucemia. La mujer embarazada diabética debe evitar conducir si presenta cuadros repetidos de hipoglucemia o alteraciones metabólicas severas que cursen con pérdidas de consciencia... Enfermedades cardiovasculares Las mujeres embarazadas ponen su corazón al límite por la sobrecarga que supone el embarazo y, aparte de las arritmias y la hipertensión, no son infrecuentes los episodios tromboembólicos, que obligan a utilizar medicamentos anticoagulantes que indudablemente pueden afectar a la conducción. El cardiólogo junto con el ginecólogo determinarán en cada momento y según los medicamentos prescriptos, que a veces pueden producir mareos, vértigos y pérdida de consciencia, si la embarazada es o no apta para conducir. Hipertensión y la toxemia del embarazo La preeclampsia y la eclampsia son posiblemente las enfermedades más graves del embarazo y cursan con hipertensión arterial, edemas de manos y pies que impiden la conducción, hiperreflexia, afectación renal... Posteriormente pueden cursar con trastornos visuales y convulsiones como la epilepsia que agravan aun más el cuadro médico. La crisis hipertensiva urgente impide la conducción en el episodio agudo de la enfermedad. No se puede conducir desde el inicio de los síntomas de toxemia hasta después del parto, y siempre que esté normalizado el cuadro clínico. Molestias digestivas: vómitos, náuseas, estreñimiento, hemorroides...
      •  Las náuseas y los vómitos se intensifican en los viajes largos. •  Si la mujer embarazada presenta náuseas y vómitos intensos mientras conduce, debe aparcar el coche en sitio seguro y no conducir hasta recuperarse. •  Los medicamentos que combaten estos trastornos, incluso los de venta libre en farmacia como pastillas y jarabes, pueden disminuir la concentración de la conducción por sus efectos sedantes. •  Para evitar la dispepsia asociada, se debe cuidar mucho la alimentación, consumiendo alimentos de fácil digestión, sin grasas. •  El estreñimiento es habitual durante el embarazo y ello obliga a parar con más frecuencia en los viajes largos para caminar y expulsar los gases que, de otra forma, provocan gran distensión abdominal y flatulencia que incomoda a la conductora y afecta a la conducción segura: la mujer embarazada estreñida tiende a conducir en posturas forzadas para disminuir los síntomas y a quitarse el cinturón de seguridad, con los riesgos derivados. •  Se aconseja a la mujer embarazada que haga la deposición por las mañanas antes de salir de casa para que no interfiera este acto con la conducción. Y, ante viajes largos, realizar más paradas que los demás conductores, caminado y bebiendo líquidos para evitar la deshidratación y el estreñimiento. •  Las hemorroides pueden provocar a la mujer embarazada escozor en la zona, picor y necesidad de evacuar el recto, distrayéndola durante la conducción.
    Trastornos del sueño Los trastornos de sueño son muy frecuentes durante el embarazo por los cambios hormonales que sufre la mujer embarazada. Es frecuente el insomnio y la soñolencia que hacen que la mujer esté más nerviosa, irritable y cansada y que se duerma durante la conducción diurna. Estos trastorno del sueño, se pueden agravar más durante el embarazo por los medicamentos que tenga que tomar y el sobrepeso de los últimos meses, que comprime los pulmones e impide una buena respiración. Varices y edemas de los pies y las manos Las varices de las piernas y los edemas de los pies y manos son otros trastornos frecuentes en la mujer embarazada. Estos trastornos se agravan a medida que se acerca el final del embarazo y cursan con pesadez, tensión muscular, torpeza de movimientos, hormigueos, parestesias...
      •  Si la pesadez y el edema de las extremidades es llamativo, dificultará el movimiento de las manos y pies, y esto podrá afectar a la conducción. •  Las gestantes con varices complicadas por hemorragia, flebitis, dolor... tampoco podrán conducir. •  Las varices obligan a la mujer conductora embarazada a parar con frecuencia en los viajes largos para mover las piernas y evitar los tromboembolismos.
    Adicciones
    Las adicciones durante el embarazo no son infrecuentes: más del 30% de las embarazadas fuman; el 50% beben alcohol y el 1% consumen cocaína, heroína u otras drogas
    Ni que decir, que durante el embarazo NO se deben consumir drogas.

Juan Betancor Jiménez, ginecólogo y obstetra
Unidad médica y psicológica de certificados médicos oficiales y psicotécnicos
Centro Clínico Betanzos 60
Madrid



PUBLICIDAD

Nuestro equipo médico y psicológico, aparte de los certificados médicos para el carnet de conducir (psicotécnicos), realiza otros certificados médicos oficiales:
    •  Permisos de conducir. •  Patrón de embarcación. •  Licencia de armas. •  Embarcaciones de recreo. •  Licencia de animales peligrosos. •  Buceo, buceadores. •  Licencia de grúa de torres. •  Deportivos. •  Seguridad privada. •  Conductores. •  Cazadores.

Nuestro centro médico del conductor amplía a los sábados por la mañana el horario para obtener o renovar el permiso de conducir en Madrid.

Madrid, Madrid Norte, Distrito de Fuencarral - El Pardo, junto a La Vaguada, Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro, Barajas, Hortaleza, Barrio de Begoña, Barrio del Pilar, Mirasierra, Tetuán, Plaza de Castilla, Puerta de Hierro, Peñagrande, Arroyo El Fresno, Chamartín, Pozuelo, Majadahonda, Tres Olivos, Tres Cantos, Colmenar Viejo, Alcobendas, Moncloa, Aravaca, Dehesa de la Villa.

En este blog:En la web:

2 comentarios :

LETI dijo...

creo que estando embarazada no deberíamos de conducir, te dan un mini golpe por detrás...nada, nada!! sin riesgos que no es cualquier cosa...

http://glamourporcuatrocostados.blogspot.com/

Anónimo dijo...

sinceramente, en primer lugar decir que tener varices, o tener nauseas, o estreñimiento hacen que una persona no pueda conducir simplemente porque esta embarazada me parece ridiculo.
En principio estar embarazada, mo te impide de ninguna manera conducir, a no ser que tengas un mal embarazo cosa que si estas de estar en cama evidentemente no podras conducir, igual que cualquiera, aunque no este embarazada si esta enferma en la cama no podra conducir, simplemente oporque esta enferma, pero mucha gente tendra varices y conducira, o tendra estreñimiento y copnducira, evidentemente como he dicho siempre que esos problemas no sean muy graves, lo que quiero decir es que embarazada no es igual a enferma.
Por otro lado, decir las embarazadas no deberian conducir en ningun casi porque al minimo golpe puede ser un disgusto, es cierto, pero lo es igual que el ir en coche sin conducir, porque si vas de copiloto y estas embarazada y hay un golpe aunque se pequeño tambien te puede pasar lo mismo, por tanto si la embarazada se deja llevar por el miedo,pues no podra directamente montar en coche, porque el peligro no sera conducir, ya que el embarazo no merma en ningun momento las capacidades, es mas por las ormonas que se segragan yo creo que tienes mas capacidad de atencion por la supervivencia del bebe. por tanto mientras una embarazada no este enferma, puede condicir y tiene capacidad para hacerlo de sobra.