sábado, 23 de mayo de 2020

TEST RÁPIDO Y PRUEBA RÁPIDA DEL COVID 19


El Test Rápido y Prueba Rápida Covid 19 nos permite en 20 minutos realizar un Diagnóstico de la infección del corona virus ya qué analiza los anticuerpos del Corona Virus que aparecen como defensas naturales frente a esta enfermedad vírica, a partir de los primeros diez días del comienzo de la infección.














Saber Más: https://bit.ly/36pnEh4

domingo, 17 de mayo de 2020

PCR: Toma de Muestra Covid 19 Coronavirus


TOMA DE MUESTRAS PARA DETECCIÓN DE SARS-COV ( COVID 19) MEDIANTE PCR




domingo, 19 de abril de 2020

Test de Anticuerpos Gratuito al Personal Sanitario de la UCI del Hospital de IFEMA


Test de Anticuerpos Gratuito al Personal Sanitario de la UCI del Hospital  de Ifema en nuestra Clínica

Médicos/as, enfermeros/as, auxiliares clínicos, celadores, personal de mantenimiento,.... de la Unidad de Cuidados Intensivos - UCI del Hospital de IFEMA, han acudido este sábado a nuestro centro médico  a realizar el Test de Anticuerpos frente al Corona Virus de forma Gratuita.



PERSONAL SANITARIO DEL HOSPITAL DE IFEMA EN LA LUCHA CONTRA EL CORONA VIRUS


La Fundación AMIR liderada por su fundador y director   Dr Borja Ruiz Mateos ha subvencionado en el Centro Clínico Betanzos de Madrid  al personal sanitario de los cuidados intensivos del Hospital Sanitario de IFEMA, la realización voluntaria de  los Análisis Clínicos de los Anticuerpos frente al Covid 19.


Los Análisis de Anticuerpos IgM e IgG frente al Corovavirus, es una analítica cuantitativa (método Elisa) por lo que su especificidad y fiabilidad es mucho mayor que los Test Rápidos frente al virus que funcionan igual que la Prueba del Embarazo.










DR BORJA  RUIZ MATEOS, FUNDADOR Y DIRECTOR DE LA FUNDACIÓN AMIR


El Test de Anticuerpos frente al Covid 19
, es un simple análisis de sangre que va a permitir a estos profesionales sanitarios conocer si aun no han pasado la infección, si están inmunizados o si bien, están  en el momento actual en fase contagiosa para evitar el contacto con los pacientes y  el contagio a sus compañeros sanitarios y/o familiares directos.


Los médicos/as, enfermeros/as, auxiliares clínicos, celadores, personal de mantenimiento,.... de la UCI del Hospital de Ifema que no han podido acudir este sábado, tienen la oportunidad de realizarla durante esta semana en el horario habitual de los Análisis Clínicos.


Les aconsejamos  ( si le es posible ) NO acudir a realizar esta Analítica a primera hora evitando asi  una  cola innecesaria.
Mejor hora para estos análisis clínicos de 10.30 a 12:00 H. 
Muchas Gracias por su colaboración.

Sin cita Previa 

De Lunes a Viernes de 8:30 a 12:00 H 




La dirección medica del Centro Clínico Betanzos 60 quiere agradecer a la Fundación Amir y a su Fundador y Director Dr Borja Ruiz Mateos, la elección de nuestra Clínica en Madrid para la realización de estas Pruebas Diagnosticas que tan rentables son para combatir esta terrible Pandemia.



ESTE VIRUS LO PARAMOS UNIDOS

martes, 14 de abril de 2020

Analisis Clínicos de Anticuerpos frente al Corona Virus: interpretación básica de los resultados


     Análisis  Clínicos de Anticuerpos frente  el  Corona Virus            




Es un simple Análisis de Sangre, No precisa estar en Ayunas

Test Elisa




EQUIPO DEL CENTRO CLÍNICO BETANZOS EN LUCHA CONTRA EL CORONA VIRUS





Interpretación Básica de los Análisis Clínicos de los Anticuerpos 

frente a la infección del Coroonavirus:

  • IgM Negativa  e IgG Negativa: No ha pasado la Infección

  • IgM Positiva   e  IgG Positiva: Está pasando la enfermedad  
                                        FASE CONTAGIOSA


  • IgM Negativa  e  Ig G Positiva:  Resolución



Si tiene cualquier duda, no dude en consultar a su Médico y/o 

llamar al teléfono de información del Coronavirus

900 102 112




La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y 

Microbiología Clínica (SEIMC) ha actualizado el conocimientos de la 

enfermedad  COVID-19, desde el punto de vista analítico.


Diagnostico Microbiológico



Es muy importante conocer el día de inicio de los síntomas ya que:



  •           PCR técnica de referencia, se negativiza a partir del día 8 desde el inicio de los síntomas en muestras nasofaríngeas (la principal que se envía al laboratorio) y a partir de ahí y hasta máximo el día 22 sólo sería positiva en muestras de esputo (vías bajas) o heces


  •         A partir del día 7 del inicio de los síntomas, la PCR habría que hacerla en esputo ó heces y habría que utilizar como complemento un test de detección de Anticuerpos IgM/IgG.



ESTUDIO REALIZADO EN NUESTRA CLÍNICA


TEST DE ANTICUERPOS




  •     El test de Anticuerpos IgM/IgG se va haciendo progresivamente positivo a lo largo de los días desde el inicio de los síntomas,  siendo a partir del 7º día positivo en el 50% pacientes, en el 10º día en el 70% y  en el 14º día desde el inicio de los síntomas en el 100% de los pacientes.





El test de Anticuerpos igM/IgG se considera importante en los 

casos siguientes:



  •         Pacientes que acuden con enfermedad evolucionada con más de 7 días de síntomas


  •        Pacientes con síntomas y PCR negativa


  •       Estudio de personas en contacto y personal sanitario para ver si tienen inmunidad y por lo tanto bajo riesgo de contraer infección grave


  •      Estudios epidemiológicos (se estima que el 10% de la población española ya ha entrado en contacto con el virus Sars-CoV-2)











Si tiene cualquier duda, no dude en consultar a su Médico y/o 

llamar al teléfono de información del Coronavirus

900 102 112



Le aconsejamos  ( si le es posible ) y mientras dure esta
terrible  "Crisis Sanitaria"NO acudir a realizar esta Analítica a primera hora evitando una  Cola innecesaria.

Mejor hora para estos análisis clínicos de 10.30 a 12:00 H

Muchas Gracias por su colaboración.


ESTAMOS ABIERTOS DE LUNES A VIERNES DE 8.30 A 20.00 H

SUSPENDEMOS LA CONSULTA LOS SÁBADOS POR LA CRISIS

DEL   CORONA VIRUS



ESTE VIRUS LO PARAMOS UNIDOS

martes, 7 de abril de 2020

Cinco retos psicológicos de la crisis del COVID-19








CEDT de Illescas (SESCAM, Toledo). España

* Autor para correspondencia.
Correo electrónico: criscahill@yahoo.es (Cristina Rodríguez Cahill) .



    Cinco retos psicológicos de la crisis del COVID-19


   La pandemia causada por COVID-19 ha sido definida como una guerra biológica contra
un virus que mantiene aislados, actualmente, a un alto porcentaje de la población mundial
como medida de salud pública. Se habla a menudo de las repercusiones económicas de esta
crisis sanitaria, llegando a declarar la necesidad de una “economía de guerra” por parte de
algunos políticos, pero se obvia, en sus discursos, el enorme impacto psicológico que tendrán
las consecuencias del brote pandémico del COVID-19. Una ola de depresión, ansiedad y estrés
postraumático azotará nuestra sociedad tras esta crisis. Como dice Paul Daley, en un artículo
en el periódico The Guardian(1), nos enfrentaremos a otra pandemia de trastornos mentales.
            Las medidas de confinamiento tomadas para frenar el coronavirus, la dureza de la
situación para enfermos y sanitarios, así como la pérdida de seres queridos en situaciones de
aislamiento, supondrán una puesta a prueba de nuestra salud mental, tanto individual como
colectiva. Esta crisis sanitaria representa un gran desafío psicológico tanto para los
profesionales de la salud como para la población.
            La enfermedad COVID-19 ha puesto del revés nuestra vida social, laboral y cotidiana.
Cuando terminemos el confinamiento, la vuelta no será a la normalidad. Para frenar la
expansión de este virus hemos tenido que cambiar radicalmente nuestra forma de trabajar, de
socializar, de disfrutar, en definitiva, de vivir. La situación que vivimos tiene, además, una
particularidad en relación a otras emergencias sanitarias: la soledad.
            Deseamos la vuelta a la cotidianidad, pero después de la crisis del coronavirus habrán
cambiado muchas cosas, y algunas para siempre. Las implicaciones personales y sociales
serán profundas y los fenómenos psicológicos asociados a esta pandemia constituirán un
enorme reto comunitario.

Reto 1: Cuidar de nuestros sanitarios

            Los profesionales de la salud son una población de alto riesgo para el desarrollo del
trastorno por estrés postraumático o cuadros ansioso-depresivos. Las extenuantes jornadas de
trabajo, la presión asistencial debido al desbordamiento de los hospitales, la falta de recursos
materiales para llevar a cabo su trabajo, el miedo al contagio por la escasez de sistemas de
protección, la necesidad de tomar decisiones que tienen un impacto decisivo sobre la vida de
las personas y la resonancia emocional del sufrimiento ajeno, están poniendo al límite la salud
mental de nuestros sanitarios y, en especial, de aquellos profesionales que trabajan en las
UCIs.
            Un trauma se define como una experiencia que constituye una amenaza para la
integridad física o psicológica de la persona. Con frecuencia suele estar asociado a vivencias
de confusión, desconcierto, horror, hipervigilancia, restricción afectiva y/o sensación de
desapego(2). La exposición a la situación traumática puede ser directa o indirecta. Presenciar
situaciones de enfermedad o muerte puede tener el mismo impacto traumático, como es el
caso del personal sanitario que vive, día tras día, la dureza de la situación de los pacientes que
sufren esta enfermedad. Pero el trastorno por estrés postraumático no es el único cuadro que
podrán presentar los profesionales sanitarios. El estrés psicológico mantenido está generando
ya cuadros de ansiedad y estados depresivos que necesitan ser atendidos.
            La bibliografía sobre epidemias anteriores indica que los trabajadores sanitarios presentaron mayor afectación psicológica que la población normal. Reportaron síntomas más severos de estrés postraumático, más conductas de evitación, más sentimientos de rabia, miedo, frustración, culpa, desesperanza, tristeza y preocupación. Estos profesionales estaban más preocupados sobre la posibilidad de contagiar a otros y sobre la enfermedad que la población general (Brooks et al., 2020)(3).
            Los profesionales de la salud mental, siendo conscientes de la tensión a la que están
siendo sometidos los médicos de primera línea, ya han puesto en marcha programas de
atención psicológica para ellos en el sistema público de salud y también desde diferentes
asociaciones o universidades. Es una prioridad de primera índole cuidar de nuestros
cuidadores.








Reto 2: Refuerzo de la atención psicológica para la
población

            Aquellas personas más vulnerables, con patología mental previa o que hayan vivido
situaciones especialmente duras, podrán empezar a desarrollar trastornos psicológicos tales
como el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de estrés agudo, el trastorno depresivo
mayor, trastornos adaptativos u otros trastornos de ansiedad, así como el desarrollo de
síntomas somáticos.
            Se ha estudiado que los factores de riesgo al desarrollo de estrés postraumático
incluyen sexo femenino, pertenencia a una minoría étnica, presencia de psicopatología,
traumas previos y gravedad, así como duración de la exposición al trauma (Pandya, A., 2019)
(4).
            Las personas que sufren patología mental previa al COVID-19 tienen mayor riesgo de
presentar recaídas o de empeorar sus síntomas en esta situación. La alta vulnerabilidad al
estrés de estas personas hará que su sufrimiento pueda ser mayor al del resto de la población.
Incluso, algunos autores señalan que padecer una enfermedad mental aumenta el riesgo de
contagio (Yao, H., et al. 2020)(5). Algunas explicaciones a esto pueden ser una menor
consciencia del riesgo, dificultades en el autocuidado, mayor impulsividad o deterioro cognitivo.


Reto 3: El impacto psicológico del confinamiento

            Un sentimiento de extrañeza con sabor a distopía nos acompaña a todos en este
encierro. Como si viviéramos en la novela “La carretera” de Cormac McCarthy, luchamos
aislados por nuestra supervivencia en un mundo que nos enfrenta a un futuro incierto. La
necesidad de contener el virus ha hecho que las autoridades sanitarias de muchos países tomen la medida del aislamiento de la población, sin un límite temporal claro. La incertidumbre
y la vulnerabilidad han pasado a ser los nuevos habitantes de nuestro hogar, convertido en una
pequeña prisión cotidiana.
            El confinamiento genera una pérdida de la rutina, una reducción del contacto social y
físico, frustración, aburrimiento y una sensación de soledad que puede resultar difícil de
gestionar para muchas personas. Una revisión reciente sobre periodos de cuarentena en otras
crisis sanitarias como el brote epidémico del SARS (2003), del Ébola (2014) o del influenza A
H1N1 (2009; 2010), nos permiten predecir las consecuencias psicológicas que podrían
derivarse de la crisis actual (Brooks et al., 2020)(3). Estos estudios arrojaron una prevalencia de
síntomas de ansiedad de hasta un 20% y un 18% de síntomas depresivos en la población en
cuarentena, siendo los sanitarios significativamente los más afectados.
            La bibliografía también señala cambios conductuales significativos incluso meses
después del periodo de cuarentena, como el mantenimiento de la hiperalerta, del lavado de
manos excesivo o la evitación de multitudes. Cabe pensar que hay grupos que sufrirán en
mayor medida el confinamiento; aquellos con patología mental previa, las embarazadas, los
niños, las personas de edad avanzada y los sanitarios.
            Según un artículo en la revista El Confidencial(6), la Universidad Complutense de
Madrid está realizando un estudio a unas 2.000 personas para estudiar las consecuencias
psicológicas del confinamiento. Los datos obtenidos hasta ahora señalan que un elevado
porcentaje de personas sufre ansiedad, y en menor medida, problemas para dormir o síntomas
depresivos(7).
            Hay varios factores que aumentan el estrés durante este periodo de confinamiento: el
miedo al desabastecimiento, la sobreinformación, el temor a infectarse y la incertidumbre.
Necesitamos limitar la información y buscar que ésta sea veraz. El autocuidado, mantener una
rutina y seguir las pautas recomendadas nos puede hacer recuperar una cierta sensación de
control. Por último, retraducir la situación como una oportunidad de aprendizaje, nos permitirá
disminuir la sensación de vulnerabilidad y desarrollar recursos internos de afrontamiento.


Reto 4: Asumir las pérdidas durante la crisis del
COVID-19

            Donde la soledad de esta crisis sanitaria impacta de manera especialmente cruda es
en los procesos de fallecimiento de un ser querido. Debido a que los enfermos son aislados en
los hospitales cuando fallecen, sus familiares y amigos no pueden despedirse en persona. A
esta situación hay que añadir que el procedimiento de manejo de cadáveres de casos del COVID-19 no permite velar al muerto y, por supuesto, tampoco permite celebrar funerales. Esta
situación dificulta mucho el proceso de elaboración de un duelo.
            Un duelo es una tarea psicológica que se realiza siempre que existe una pérdida. La
despedida y los rituales en este proceso son muy importantes porque nos ayudan a aceptar y
asumir la realidad de la pérdida. Esta situación está llevando a algunos hospitales a ofrecer la
opción de comunicarse con los enfermos a través de cartas o videos para facilitar el proceso
del duelo o son los propios profesionales los que acompañan en los últimos momentos de vida
a los pacientes. Incluso se están llegando a ofrecer funerales virtuales.


Reto 5: el desarrollo de la resiliencia colectiva

            La resiliencia es la capacidad de las personas para adaptarse positivamente a
situaciones adversas o traumáticas. Boris Cyrulnik (2001)(8), que escribió mucho sobre este
concepto, define la resiliencia como la capacidad de reconvertir el trauma en un desafío.
Implica la capacidad de resistir, de superar un problema y salir fortalecido. Cuando somos
resilientes, utilizamos la adversidad como aprendizaje, como peldaño para mejorar y crecer
como personas y como sociedad.
            Durante esta pandemia estamos viviendo situaciones de extrema dureza. En todo este
proceso es fundamental no ignorar la importancia de los procesos colectivos en la
resignificación que supone la superación de experiencias adversas o traumáticas. En el estudio
de Daniel Aldrich (2012)(9) sobre la recuperación después de un trauma, señalan que la
participación civil es un elemento clave en la recuperación. La participación ciudadana permite
empoderar a la población y tener una mejor respuesta a la situación traumática. Existen
muchas formas de diálogo social y encuentro comunitario que permiten la elaboración de estas
situaciones (espacios de encuentro, debates, libros, películas…), ayudando a la generación de
narrativas colectivas de resiliencia y altruismo (Herman, J., 1997)(10).
            Esta crisis sanitaria puede ser una oportunidad colectiva para buscar nuevos modos de
relación y de vida social más en equilibrio con nuestros congéneres y nuestro entorno. La
restauración social tras el COVID-19 solo puede surgir de un proceso de crecimiento
comunitario. Para sanarnos necesitamos una mutación social, un cuestionamiento de nuestras
bases de convivencia, donde la cooperación y la solidaridad pasen a convertirse en algo
estructural y no anecdótico.
            Paradójicamente, la situación de emergencia sanitaria mundial nos mantiene
confinados en nuestras casas. Se nos exige distancia física pero, en ninguna otra crisis previa
hemos necesitado tanta cooperación social. ¿Qué más podemos aprender? La revalorización
del sistema sanitario público como logro colectivo, las relaciones humanas como nuestra
verdadera riqueza y el momento presente como única certeza… seguro que usted añade
algunos más. Seguramente, esta pandemia nos traiga sufrimientos pero también algunos
valiosos aprendizajes.






PSICÓLOGA CLÍNICA, DOCENTE Y SUPERVISORA
679 779 014


Referencias
1. Daley P. We face a pandemic of mental health disorders. Those who do it hardest need
our support. The Guardian. 24 Mar 2020. Disponible en:
https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/25/we-face-a-pandemic-ofmental-health-disorders-those-who-do-it-hardest-need-our-support
2. American Psychiatric Association (APA). Manual diagnóstico y estadístico de los
trastornos mentales. DSM-5. Editorial Médica Panamericana. 2014.
3. Brooks S.K, Webster R.K, Smith L.E, Woodland L, Wessely S, Greenberg N, & Rubin
G.J. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of
evidence. Lancet; 2020;(395): 912-20.
4. Pandya A. Psiquiatría de adultos en situación de desastre. En FOCUS, APA
(Asociación de Psiquiatría Americana) Lifelong learning in Psychiatry. Trastorno por
estrés postraumático y Psiquiatría de desastres (I). Washington DC and London, UK;
2009;7-11
5. Yao H, Chen J.H, Xu Y.F. Patients with mental health disorders in the COVID-19
epidemic. The Lancet Psychiatry. 2020;7(4) PE21.15-16
6. Peña Koka X. Ya se notan los efectos del confinamiento: depresión, estrés, insomnio y
ansiedad. El confidencial. 26 Marzo 2020. Disponible en:
https://www.elconfidencial.com/espana/2020-03-26/estres-pandemia-depresioncoronavirus_2520347//
7. Colegio Oficial de Psicólogos (COP), Clínica Universitaria de Psicología UCM, PsiCall
UCM & profesorado UCM. Guía para el abordaje no presencial de las consecuencias
psicológicas del brote epidémico de COVID-19 en población general. 2020
8. Cyrulnik B. Los patitos feos. La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida. Ed.
Gedisa. Paris. 2001
9. Aldrich D.P. Building resilience: social capital in post-disaster recovery. University
Chicago Press. 2012
10. Herman J. Trauma y recuperación. Cómo superar las consecuencias de la violencia.
Ed. Espasa Calpe. 1997




PUBLICADO EN JOURNAL : OF NEGATIVE & NO POSITIVE RESULTS


Cinco retos psicológicos de la crisis del COVID19

Cristina Rodríguez Cahill
ISSN-e: 2529-850X
Volumen 5 Numero 6 pp
JUNIO 2020

DOI: 10.19230/jonnpr.3662

Recibido el 31 de marzo de 2020; aceptado el 8 de abril de 2020.

Cómo citar este artículo:
Rodríguez Cahill C. Cinco retos psicológicos de la crisis del COVID-19. JONNPR. 2020;5(6):nnn-nn. DOI:
10.19230/jonnpr.3662
How to cite this paper:
Rodríguez Cahill C. Five psychological challanges of the COVID-19 crisis. JONNPR. 2020;5(6):nnn-nn. DOI:
10.19230/jonnpr.3662

Palabras clave
COVID-19; coronavirus; pandemia; psicológico; emocional
Keywords
COVID-19; coronavirus; pandemic; psychological; emotional