sábado, 18 de marzo de 2017

Síndrome Genitourinario de la Menopausia

Consejos para el Síndrome Genitourinario de la Menopausia

¿Qué es el síndrome genitourinario de la menopausia?


Se trata de la respuesta de los tejidos de la vagina a la disminución en la producción de estrógenos (hormonas producidas por los ovarios).



¿Por qué se produce?                                                   
La disminución en la producción de estrógenos producirá cambios en el organismo de la mujer. Sofocos, insomnio y pérdida de masa ósea, junto con los cambios en la vagina son los síntomas más frecuentes. Pero ello no significa que usted tenga que padecerlos.

¿Cuándo ocurre?

El síndrome genitourinario de la menopausia aparece frecuentemente después de la menopausia cuando cesa la producción de hormonas en lo ovarios. Pero también pueden ocurrir antes de la menopausia en situaciones como la toma de anticonceptivos hormonales, en el postparto, durante la lactancia, después de tratamientos para el cáncer o cuando se extirpan los ovarios mediante cirugía, antes de la menopausia.

¿Qué síntomas produce?

Los síntomas pueden variar tanto en frecuencia como en intensidad de unas mujeres a otras. Los más frecuentes son: sequedad y ardor vaginal, secreción, escozor al orinar, pérdidas de orina, dolor sangrado con las relaciones sexuales, disminución del tamaño y consistencia de los labios de la vulva y finalmente, acortamiento y adelgazamiento de la vagina.

¿Cómo afecta a la vida sexual?

Para muchas mujeres el síndrome genitourinario de la menopausia puede hacer que las relaciones sexuales sean molestas o incluso dolorosas. Por ello, puede producirse una disminución del deseo sexual que conduce a evitar la actividad sexual y finalmente puede desembocar en una disfunción sexual con la presencia de conflictos en la relación de pareja.

¿Qué hacer ante estos síntomas?

Ante la presencia de síntomas vaginales o urinarios, no considere que esto es un proceso normal relacionado con el envejecimiento y tome una actitud pasiva, sino que por el contrario, debe consulta con el médico.

¿Cómo se diagnostica?

Para saber si tiene síndrome genitourinario de la menopausia, el médico hará una exploración ginecológica valorando los genitales externos y ayudado con un espéculo, aparato que permite separar las paredes vaginales, podrá visualizar el aspecto de las paredes vaginales y el cuello del útero.
Es posible que realice una medida del pH vaginal mediante la toma de flujo vaginal. En caso de síndrome genitourinario de la menopausia, este se encuentra aumentado en relación al que presenta la mujer sin ella.
Si existen síntomas urinarios, puede solicitar un análisis de la orina.
Aunque la citología (o Papanicolau) proporciona información sobre el estado de la vagina, no se utiliza para hacer el diagnóstico del síndrome genitourinario de la menopausia, sino para el cribado del cáncer de cuello de útero.

¿Se puede prevenir?

El síndrome genitourinario de la menopausia es más frecuente en mujeres fumadoras. El tabaco afecta a la circulación sanguínea de los tejidos, entre ellos la vagina, produciendo una disminución en la oxigenación de la misma. Además afecta al metabolismo de los estrógenos y produce un adelanto en la edad de la menopausia. Por todo ello, dejar de fumar es una medida a tomar. La actividad sexual, con o sin pareja, mejora el tono, la vascularización y la elasticidad de los tejidos de la vagina.
La higiene del área genital debe realizarse con jabones suaves, realizando un abundante aclarado y cuidadoso secado. Utilice ropa interior de algodón.
Documento editado por Pfizer