domingo, 3 de mayo de 2009

Nutrición durante el embarazo y la lactancia


Mantega una dieta adecuadaEn el Centro Clínico Betanzos 60 consideramos la Nutrición y Dietética durante el embarazo como un pilar básico para que el embarazo y el desarrollo de futuro bebé trascurran con normalidad. De siempre sabemos que un aumento de peso exagerado durante la gestación, incrementa el riesgo de diabetes gestacional, de hipertensión en las últimas semanas, de eclampsia, de retardo de crecimiento fetal,...

La malnutrición y un bajo peso en el nacimiento se asocian con una mayor predisposición a desarrollar diabetes, hipertensión, obesidad y enfermedades cardiovasculares... del recién nacido en la edad adulta.

El cuidado dietético antes de la gestación, durante la gestación y en el período de lactancia, van a determinar el correcto crecimiento fetal y la prevención de determinadas anomalías del feto, como la espina bífida, desarrollo mental,... Todo esto lo hemos desarrollado en el apartado sobre nutrición y hábitos dietéticos que pueden ver en nuestra web, en la página dedicada al embarazo y parto:
.


ANTES DE PROGRAMAR LA GESTACIÓN.

Es importante iniciar un suplemento de 'ácido fólico', que ha demostrado su utilidad en la prevención de la espina bífida.

Es, pues, una vitamina importante en el embarazo, en especial en su fase inicial, porque participa en la división celular: se aconseja un suplemento de 500 μg/día para reducir el riesgo de defectos del tubo neural. Científicamente es la única substancia en la que todos los investigadores están de acuerdo en su suplemento. El ácido fólico ayuda a prevenir algunos tipos de anemia en el feto, y también reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón. Por ello, es importante consumirlo antes de quedar embarazada y, por supuesto, aumentar su consumo durante el embarazo. De forma natural, está en las verduras de hoja ancha, como las lechugas.

En los últimos años, se ha incorporado el yodo, que es el constituyente fundamental de las hormonas tiroideas y que en nuestra dieta habitual está presente en el pescado y la sal yodada. La insuficiencia en el aporte de yodo puede provocar deficiencia en las funciones motoras, determinadas sorderas y retraso mental o de las funciones cognitivas del bebé,... Recomendamos un suplemento de 200 μg/día antes y durante toda la gestación, aunque aún no hay consenso científico para tal recomendación. Asimismo, durante la lactancia es necesaria una ingesta extra de 30 μg/día para cubrir las necesidades del bebé de este mineral.

DURANTE LA GESTACIÓN

Una mujer embarazada o lactante debe tener una alimentación equilibrada que cubra sus necesidades nutricionales y las del bebé. Se calcula que la necesidad calórica diaria de una mujer es de 2200 Kcal/día, incrementada en 150 Kcal/día en el primer trimestre, 350 Kcal /díaa partir del quinto mes y 500 Kcal/día en la lactancia.

'Los tres primeros meses de vida del feto suponen la fase en la que más expuesto está a una posible malnutrición de la madre, lo que puede derivar en una mayor predisposición en su vida adulta a padecer problemas cardiovasculares'.

El estilo de vida es fundamental. Las comidas rápidas y la vida sedentaria, una dieta disminuida en los primeros meses de la gestación, el que el feto en esas etapas iniciales reciba poco alimento, que las mujeres que coman menos y mal para disimular su embarazo, la anorexia nerviosa, ciertas dietas vegetarianas,...v an a aumentar la morbi-mortalidad fetal.

Consideramos que la dieta en la etapa perinatal debe ser simplemente variada y equilibrada, como puede ser la dieta mediterránea, a la que sólo le deberíamos quitar el alcohol, que debe estar absolutamente prohibido durante toda la gestación. Debe de tener hidratos de carbono (50%), lípidos (25%), y proteínas, carne, pescado, huevos, verduras y cereales, fruta fresca agua abundante (2 litros por día),...

Nosotros consideramos en esta etapa de la gestación que es importante, sobre todo a partir de las 20 semanas (quinto mes) de la gestación, un suplemento de 'hierro', que es el constituyente de la hemoglobina presente en los glóbulos rojos, transporta el oxígeno esencial para el desarrollo del feto. Durante el embarazo las necesidades de hierro aumentan, puesto que la mujer embarazada produce mayor cantidad de sangre para alimentar al bebé y nutrir la placenta. En el parto se puede perder mucha sangre y, si la madre llega a este momento bien preparada, podemos incluso evitar una transfusión sanguínea. Asimismo, el hierro es muy importante en la lactancia. Por todo ello y, dado que en la alimentación normal difícilmente cubre estas necesidades, aconsejamos un suplemento de hierro en la gestación y en la lactancia.

El cobre participa en los procesos de oxidación del hierro (favorece su absorción), por lo que es importante en la formación de glóbulos rojos. También esté en la leche materna.


¿Son necesarias otras vitaminas y minerales?

  • Vitamina A y Beta-carotenos. Favorece el crecimiento y la diferenciación celular, es esencial para la formación de los huesos y para la reproducción.

  • Vitamina D. Necesaria para la formación del esqueleto del bebé.

  • Vitamina E. Interviene en las funciones inmunitarias y es importante para los músculos y los nervios, y el crecimiento del bebé en la lactancia.

  • Vitamina C o ácido ascórbico. Es un nutriente esencial hidrosoluble que no puede ser sintetizado por el cuerpo humano. Esta vitamina es necesaria para la formación del colágeno, siendo esencial para el crecimiento y la regeneración de tejidos. Participa en la síntesis de la carnitina, facilita la absorción del hierro y refuerza el sistema inmunitario.

  • Vitamina B2. La vitamina B2 es necesaria para soportar la mayor síntesis de tejido asociada al embarazo: desarrollo fetal y alteraciones del organismo materno.

  • Vitamina B6. Es necesaria para el metabolismo proteico, glucídico y lipídico, y también para la función inmunitaria. Es eficaz para las náuseas y los vómitos.

  • Vitamina B12. Es necesaria para la división celular y para la síntesis proteica. Es suministrada mayoritariamente por la carne, por ello cabe destacar el riesgo de esta vitamina en los recién nacidos alimentados con leche materna de mujeres vegetarianas.

  • Calcio. El calcio es esencial para la formación del esqueleto del bebé. Constituyente esencial de los huesos y los dientes, el calcio es también indispensable para funciones orgánicas, como la coagulación de la sangre, la contracción de los músculos, la comunicación entre la células nerviosas y la cicatrización de las heridas.


DURANTE LA LACTANCIA

La lactancia también merece especial atención. Puede ser más peligroso el exceso que el defecto, porque la predisposición a la obesidad amenaza. La lactancia materna es una forma natural y fisiológica de alimentar correctamente al bebé, 'en la lactancia materna todo termina cuando el niño se cansa de mamar', por ello previene la obesidad de adulto frente a la leches maternizadas.

La leche materna debe contener todos los nutrientes que el bebé necesita para crecer y desarrollarse, tanto en cantidad como en calidad, por ello en esta etapa consideramos necesarios un suplemento de vitaminas y minerales, que no están garantizadas en la dieta habitual.

Su alimentación adecuada, dieta mediterránea pero sin alcohol, puede ser una garantía para su bienestar y el de su bebé.


Consulte siempre a su médico ginecólogo. Nuestro lema es que 'CUIDE SU SALUD', pero también puede ser 'Cuidar la salud de su bebé'.


Juan Betancor Jiménez
Médico ginecólogo del Centro Clínico Betanzos 60

4 comentarios :

Juana dijo...

Estoy lactante y me voy a incorporar a trabajar.
En mi trabajo hay muchas pinturas y substancias quimicas que desprenden gran olor.
¿puedo seguir lactando?
¿le afecta las pinturas a mi bebe?

Centro Clínico Betanzos 60 dijo...

Hay agentes en el trabajo que pueden ser un riesgo durante el embarazo y la lactancia.Las substancias que entran por la piel o que se respiran pueden llegar a la leche materna a partir de cierta cantidad.
El sitio que describes no es el mas adecuado para una mujer embarazada o lactante.
No obstante,existe una ley de proteccion de riesgos laborales,en la que se establece las normas necesarias para minimizar el riesgo a traves del control de las dosis de exposicion.

Ademas,se contempla que la mujer que pueda estar embarazada y durante la gestacion debe de trabajar en condiciones que no supongan un riesgo para su reproduccion y su bebé.

Acude al departamento se Salud laboral de tu empresa,pues las leyes te permiten un cambio de puesto.

Estas normas tambien afectan al padre, porque las exposiciones toxicas pueden afectar a su capacidad reproductiva.

Anónimo dijo...

Hola tengo una duda me olvide de tomar una pastilla anticonceptiva y solo tome la q seguía y sin descanso y no me baja 18 dias q podra ser

Centro Clínico Betanzos Dirección dijo...

Si tienes 18 dias de retraso, debes de descartar un embarazo. Acude a tu ginecologo o ginecologa.